Monday, May 21, 2007

RECEITAS



Poco después de publicar el post anterior sobre la ensalada monástica, gallega y transeuropea me encuentro con esto, que viene a redundar en la facilidad del chiste y en la fragilidad del arte. Cosas ambas si no perniciosas en sí, tópicos con los que la vida se hace aún más complicada: pero me he muerto de risa al ver reseñado en mi diario de arte favorito ese título para una exposición de arte joven que es justo eso, un chiste para soltar una carcajada. Antes de cenar.

Los tiempos nunca suelen estar para solemnidades excepto en las jornadas de reflexión, que son muchas. Aunque el albariño, el txacolí y el alella, todos más o menos blancos, le van muy bien. Y no sólo en vísperas electorales. Pero esos chistes, qué quieren que les diga, ni para las sobremesas.

4 comments:

Mil Orillas said...

JAJAJAA!

Muy gracioso!

cariños, Manuel!

manuel allue said...

Gracias por tus visitas. Un beso.

delantal said...

además de la gracia Del lancôme/lacón ¿te has fijado el tipo de gusarapos casposos y artísiticos que le caen del pelo a la dama?

Txaber Allué Martí said...

Genial!!!