Saturday, December 22, 2007

DULCE DE SANDÍA



Andaba buscando una postal navideña de 1937, de hace sólo setenta años, y no he encontrado ni en los archivos propios ni en los ajenos más que truculencias que no vienen al caso: hambre, mucha, frío, tremendo, y sobre todo malos recuerdos. El año pasado eché mano de Federico García Lorca y de su poema Navidad en el Hudson donde hablaba de una “brisa de límites oscuros”, de un cierto amor en el extremo, de ese y de otros ríos, supongo, y al final de sí mismo.

Hace media hora y sin buscar mucho he encontrado dos menús, uno de Nochebuena y el otro de Navidad, que aparentemente se conservan en el Museu Etnològic de Arbúcies entre otros papeles privados de una familia catalana y que cuentan una tierna, enternecedora y en el fondo espléndida cena de Nochebuena de un año después, 1938, cuando las cosas ya estaban muy feas en esa tierra y seguramente no había demasiadas cosas que celebrar.

Hace 69 años las cosas estaban así. Pero alguien hizo uno o varios o cientos de dulces de sandía y tortas de avellana para la tarde del 24 de diciembre. Benditas sean esas ganas de cocinar.

Feliz Navidad.

14 comments:

starbase said...

Hace pocas semanas tuve el enorme placer de contar con la visita de una gran amiga de la família (de hecho, la consideramos família). Era niña durante la guerra civil y me contaba como su padre robaba garbanzos o lo que hiciera falta para llevar algo de comer a sus 7 hijos.

Mucha hambre y mucha mierda.

starbase said...

P.D.

Bon nadal!!!

delantal said...

el año pasado, por navidad, no conocía tu blog.
La postal es un hallazgo, por la frescura y el momento histórico. Menudo archivo tienes, Manuel .
Feliiz Navidad de todo corazón.

berrendita said...

Adoro la sandía, así que supongo que también hubiese adorado a quien hace cien años me hubiese puesto un dulce de sandía y unas tortitas de avellana en la mesa el día de Nochebuena. Y eso que los menús de mi abuela, y después los de mi madre,te puedes imaginar que son espectaculares.

Un besazo a todos los blogueros que vienen a las cocinas de Manolo.

Y a tí, cariño, pues qué coño voy a decirte....

Mil Orillas said...

Manuel,

Si tienes fiestas estas fechas espero que sean felices!

Un abrazo enorme!

DESPERTAFERRO said...

Un viejo dicho dice: A Sant Hilari aprop d´Arbucies, dotze dones, tretze bruixes.
Por aquellas tierras hay buenas y buenos cocinadores. Acostumbrados a preparar buenos platos con pocas viandas.
Comé hace años en Arbucies un plato de carn de la caldera con vinagreta. Una delicia.

Francel said...

También yo soy sandiero. Cuando están bien maduras tienen el punto de dulce y frescor perfecto,sin empalagar - el poblema de los melones-. Pero las pobres, son baratas y eso las hace impopulares. Una pena. Me temo que despediremos la semana de la carn d'olla y de las il bestialidades culinarias sin ellas. Vendrían muy bien tras la sobrecarga de colesterol que nos espera.
Buen año a todos

manuel allue said...

Bon Nadal, Starbase. Mucha hambre pero también mucha imaginación. Y espíritu de resistencia, y...

Feliz Navidad, Delantal. Gracia que Usted me hace, el leerme (y el soportarme).

Dime lo que quieras, Berrendita. Me merezco bastante (bueno y malo). Esas madres y esas abuelas se transfiguran por Navidad. Y ahí están sus nietas, recordando.

Muchas felicidades, Mil Orillas. Claro que tengo fiestas, y además en plural y para colmo llenas de calorías. Asimilándolas andamos.

Buena tierra Arbúcies, Despertaferro. Y supongo que la vinagreta era espléndida. Los documentos, fíjate, me avivan la líbido tanto como las calderetas (es un decir).

Buen año, Francel, del calórico y del otro. No te voy a recordar las exageraciones de Pla con las sandías porque sería insistir. Ahora andamos todos rematando la faena con mandarinas (¡deliciosas!) y con piña, la que antes llamábamos "piña tropical", para distinguir. De todas formas las frutas, en estas fechas, para el relleno del pollo o del pavo, escondidas, amarronadas, espectaculares.

Dvd&Hsr said...

allue, una visita a glotonia un 25 de diciembre cuenta por dos en nuestra contabilidad particular. brindo por ello y por la lucidez mental de algunos pocos blogs, que como el suyo, andan sueltos por la estepa, como las hienas pardas. salud!

manuel allue said...

Gracias y a mandar, Glotonios. Ahora voy a brindar con té verde porque en esta tierra mañana hay que volver a las andadas: paciencia y canelones (rellenos de paciencia).

Sebastián Damunt said...

Amigo Manuel:

Te agradezco tus buenos deseos para estas fiestas.
Confío en que el 2008 nos sea propicio y nos permita seguir haciendo comentarios en los blogs, entre otras cosas.
Por e-mail te envío un Menú. Ya me dirás si te gusta.

Bon Nadal i Bones Festes!
Sebastián Damunt

manuel allue said...

Bon Nadal!, Sebastián. Me ha encantado tu menú del 1º de mayo del 37. ¡Una joya!. Si me lo permites lo publicaré citando, claro está, la procedencia. Estoy entusiasmado. Un fuerte abrazo.

PUNTIYO said...

Al dorso pone ilusión, pero pobreza y ganas de seguir viviendo con la sopa de almendras.
!!! QUÉ FELIZ SE PUEDE SER SIN NADA, CON POCO!!!

Salud, Manuel.

manuel allue said...

Muy bonito eso de que al dorso pone ilusión, Puntiyo. Con ilusión seguramente no se corta ni la mayonesa.