Tuesday, June 17, 2008

FRITADA DE MENUDOS DE PICHÓN CON REQUESÓN HELADO


Y unos salmonetes en dulce. Eso es con lo que obsequiaba el Patriarca del Imperio Otomano, la Sublime Puerta, al embajador francés Guillemin, bien regados con malvasía de Chipre. Así lo cuenta don Álvaro Cunqueiro en ese libro excepcional que un mentecato hace unos días tachó de desganado. Me voy a hartar, como Gargantua, de los textos de don Álvaro, de su confitura de cerezas bizantina, de los muslos rellenos a la moda de Burdeos, de la empanada de lamprea de Caldas de Reis a la que todavía llama de Reyes puesto que así se escribía en la época, esa que me ha dado pie a recordar a Platón y al aguardiente de ruda y a les pâles violettes du Médoc de Baudelaire, a lo más profundo de las bodegas de Francia o a los alambiques de A Estrada o de Cambados, a la caza furtiva de un continente que está demasiado al oeste como para que se lo meriende el señor McDonald entre pan y pan de goma coronado con cominos de plexiglás.

Occidente, pues, el finis terrae, el fin de una tierra que limita al este con el kebab de plástico duro y duras y santas guerras y al oeste con el chop suei neocon de malas ideas y peores intenciones.

Sobre mi túmulo, si es que lo tengo, quiero una lamprea enroscada en un racimo de uvas de alvariño. Y un pan como unas hostias y una ristra de tomates resecos por fuera y un cesto de almendras de Riudoms. Y la memoria de los gargantúas y de los lazarillos y de los monjes malhablados y de los ladrones de gallinas oliendo a requesón fresco, como un epitafio.

¡Qué le vamos a hacer si la tarde se me ha aparecido así!.

5 comments:

PUNTIYO said...

Joder con Guillemín, vaya homenaje. Personalmente me conformaba con los salmonetes de dificil localización en nuestra Castilla.

manuel allue said...

Los salmonetes a la plancha, enteros y con escamas, y una vez abiertos con dos gotitas, dos, de limón. Me encantan los salmonetes.

PUNTIYO said...

Y a mí Manuel, y a nosotros.

Lena said...

Y me apunto.

Al los salmonestes, al vino y al homenaje, Allue, que has bordado!

Un abrazo

manuel allue said...

Gracias, Lena. Filigranas raras y vespertinas en torno a los salmonetes o a lo que haga falta.