Monday, March 09, 2009

LUNES DE LA SEGUNDA SEMANA


Tiempo de Cuaresma, última luna de invierno, desazón, desmemoria, ¡arrepentimiento!: esto es un blog.

Hace un rato andaba, pues eso, desazonado, desmemoriado, obtuso. Una clienta no es que me haya alegrado la tarde pero casi. Me ha regalado un trozo mediano, hermoso, de un gorgonzola excelente. A las ocho y cinco me he preparado (preparar es un decir, un aproximar) dos canapés cumpliditos con ese queso y la mirada como perdida. Ni me he lavado las manos (no había público). Después he mirado el correo, un mordisco, un buchito de Vat 69, otro de 70 y un poco más de 71, et voilà!, ha vuelto la memoria, la sazón y hasta la rectitud.

Un beso para mi clienta y que Ustedes lo sigan pasando bien, con o sin gorgonzola. De corazón.

16 comments:

PUNTIYO said...

Ando detrás de ese queso sin encontrarlo, aquí en provincias.

manuel allue said...

¿Teneis un Carrefour? En el de aquí suele haber un Dolce panna envasado que no está nada mal.

edu comelles said...

aquí, sorpendentemente, también tenemos gorgonzola y lo comemos a menudo, de pie, en la cocina con la mirada perdida, y el estómago ansioso, con un poco de pan inglés o a veces con una par de rebanadas de pan de un horno que lleva una polaca muy maja.
Y cuanto mas tiempo pasa, mas rico está.

aparis said...

Ole, Ole y Ole!
Este también es nuestro Manolo. Claro que nos lo pasamos bien. Cómo no, sabiendo que todo depende del estado de las cosas, de la mierda del tratado de Utrech y que no estamos más arriba porque te has parado en el 71. Estas pequeñas cosas que pasan son una maravilla.

manuel allue said...

Pues ya veis, Educomelles y Aparis, se hace lo que se puede con pan (las penas dicen que son menos), sin pan (nunca, dicen también, hay mal hambre), con gorgonzola y con cabrales. Unas veces con aceite y otras con mantequilla.

starbase said...

Ya va asomando la primavera...

Louis Finch said...

...me habéis perdido un poco. Cabe saludar al gorgonzola aunque, con el debido respeto, Italia sigue siendo un país ingobernable a pesar de que tiene pocos quesos. No como Francia y su General DeGaulle. Aquí uno puede santiguarse con una cruz que vaya desde Idiazabal hasta el queso en aceite de Aracena y desde el Mahón seco hasta la teta gallega y en cada cuadrante probar 20 o treinta quesos más.
El Vat (sexy) del 69 sólo és moderadamente soportable. Edu puede permitirse Knockando y cheddar y sin pan en su retiro escocés.
Más dificultades encuentro en digerir el tratado de Utrech y el queso holandés porque los bebedizos de los Paises Bajos me resultan dulzones y, realmente, el tratado es una mierda. Como el de Tordesillas, que quiso peinar con la raya al medio a este pícaro mundo, mientras que el queso de allí al lado, en Toro y de oveja, es insuperable.
...no se por donde iba.

manuel allue said...

Ya se huele, Starbase, ya se huele.

Querido Louis, muy bien tu lección político-quesera. Lo de los mil quesos no es peor que los cien panes de los suecos o las setecientas clases de pasta de los italianos, gobernables unos, ingobernables los otros, los quesos, los panes y las clases de pasta. En cambio la península hace convivir el botillo con la escudella, el cocidito de Lhardy con el pote, los fritos con los asados y, al final, el solar patrio se parece a un parador de Fraga Iribarne. Ingobernables, diversos, pero ¡concretos!.

Garbancita ® said...

Tu texto me ha recordado una escena del film gastronómico "Estômago", donde Raimundo Nonato explica con pasión a un compañero de celda, la procedencia e historia de este apestoso queso. Pretende así, que le deje guardarlo dentro de la celda. Al fina el queso termina colgado fuera, en la cuerda para secar la ropa...

Gran queso, gran película y grande tú ;)

manuel allue said...

Muchas gracias, Garbancita. También tuve mi aventura quesera hace dos años cuando me volví de Zamora perterchado (y quesero) y el coche, a la altura de la Almunia de Doña Godina, que ya es estar, empezaba a oler como la celda de "Estómago", salvadas sean las distancias, a dios gracias. Ese olor a vagón de tren de madera de los años cincuenta cuando los menús, excelsos, se quedaban incrustados en los bancos, en las paredes, barnizaban el todo e incluso la parte.

delantal said...

las mil y una maneras de comer Gorgonzola...sin Chianti

manuel allue said...

Sin chianti, ya ves, ¡y sin priorato!

PUNTIYO said...

Gracias.

manuel allue said...

A mandar.

Camille said...

Seguro que fuel queso, Manuel. Porque ese Vat 69´yo creo que obra milagros. Aún recuerdo la receta de cómo hacer una lámpara con una botella de ese reconstituyente...

(Puntiyo, en Salamanca no hay Corte Inglés?, en la sección de quesos del supermercado tienen de casi todos..)

manuel allue said...

Gracias, Camille. Buena memoria tienes.