Wednesday, April 22, 2009

EJERCICIO MENTAL


Mañana, día 23 de abril, tengo muchas cosas que celebrar. Que sigo más o menos despierto, que tengo ganas de estar así y que el sol es aproximadamente lo mejor del mundo.

Mañana va a hacer sol, vamos a salir a comprar libros, vamos a sudar a mediodía delante de los tenderetes, vamos a encargar una paella (¡qué bello eso de encargar, y sobre todo una paella!), trabajaremos otro poco y al atardecer, con un jersey sobre los hombros, vamos a revolver el crepúsculo con los lamentos espantosos de los estorninos y los cien mil libros de cocina para entonar, a la vez, ese beatus ille que nos gusta ofrecerle al Mediterráneo, al inicio de la modorra, a los postres de fresas con nada deshaciéndose en el plato y a las ganas no de pasar revista, que para eso están según quienes, sino de creer que todavía es posible enamorarse de cuatro cosas: de esas alcachofas amarillas de azafrán y de recuerdos, casi ocres, de un grabado de mi Santa Patrona iluminado a mano que me acabo de comprar, de la breve conversación con mi vecino veinteañero sobre la siesta y los canutos y las ganas de saltar, él, por encima del mundo, pero sobre todo de las ganas, privadas y públicas, de escribir.

Por eso mañana, dentro de un rato, voy a encender una o dos ideas, como unas velas pequeñitas, para algunas de mis devociones primaverales, santos patronos y patronas que tienen la inteligencia y la bondad de acompañarme: Jaime Gil de Biedma, José Lezama Lima, Guillermo Cabrera Infante, Carlos Barral, Julio Cortázar, Mercé Rodoreda, Marta Pessarrodona, Gabriel Ferrater, Cesare Pavese, Lawrence Durrell, Llorenç Villalonga, José Bergamín, María Zambrano, Manuel Altolaguirre, Juan Marsé, Paul Auster, Jorge Luís Borges, Giorgio Bassani, Francisco Ayala…

10 comments:

Txaber Allué Martí said...

¿Sólo aproximadamente? Yo sigo celebrando que ayer fue el primer día que crucé buscando la sombra.

manuel allue said...

Bueno, lo he escrito así para no exagerar. Cuestión de estilo.

edu comelles said...

envidia me dais ¿o es endivia?

cuatro especias said...

Bueno , por fin te ha llegado ese gradioso día: hoy es 23 de abril.
Pero tal y como lo describes ¿que más se le podría pedir a la vida?
Si añadimos un buen vino y una agradable compañía, con tantos recuerdos y acompañantes....creo y afirmo que tendrás un gran día.

En el fondo, al leerte, me ha dado un poco de envidia, yo justo hoy tengo todo lo contrario: trabajo, trabajo y más trabajo, sólo al final del atardecer, me permito(algo de obligado cumplimiento en mí persona), hundirme en las páginas de un buen libro y dejar mi imaginación libre y sin ataduras.
Ahhhh....esos si son también buenos y grandes momentos.

Disfruta tu día, yo lo haré al atardecer.
Un abrazo

aparis said...

Bon Sant Jordi.

Potser i pot ser, un dels millors dies de l’any.

manuel allue said...

Pues sí, Edu, Cuatro Especias y Aparis: hace un sol espléndido, también hay que trabajar pero parece que la primavera ya ha reventado todo lo reventable. Dura poco pero ahí se queda.

DESPERTAFERRO said...

Si Manolo: Ayer percibí algo aproximadamente parecido pero sin paella, ni tenderetes de libros(no soporto las manadas de santjordianos empujando) . El día esteba explendido y por primera vez noté el cambio de estación.
Eso sí, comí alcachofas.

manuel allue said...

Bien hecho, lo de huir de "los santjordianos empujando" y hasta de la paella. La mía se ha aplazado y me tuve con conformar con unas tapas (feina). Una de ellas, un pincho de tortilla de calçots, estaba francamente buena. Algo dulzona pero buena.

cap i pota said...

Monolo: No he comido nunca calçots. ¿Debo sentirme una rara avis? ¿Debo atribuir las pocas ganas de escribir a este hecho?
Las canas, ¿son acaso una consecuencia de no haber probado los calçots? ¿Debo preocuparme?
Vaya por delante que no tengo ningún contencioso con los calçots y que me gustaría probarlos.

manuel allue said...

Estoy seguro de que debes (de) probarlos. De una manera civilizada, entre buenos amigos, no demasiados, en una casa y no en un restaurante y con ganas de pasártelo bien. Una vez al año como fiesta y en tortilla o rebozados, cualquier tarde.