Thursday, January 14, 2010

DIETAS




Frédéric Chopin y el Caballero de Seingalt, Giacomo Casanova, acabaron sus días postrados, tísico el uno, desdentado el otro, consumiendo calditos de pollo magro y verduras escurridas.

Creo que no voy a esperar tanto (o tan poco, según se mire) y a apurar los cada vez más escasos días de gloria mezclando grasas con magros, espíritus con alcoholes y aguantar, bien tieso, a verlas venir: esto se me ha ocurrido después de un plato de cocido, dos vasitos de un priorato cercano y una siesta de quince minutos. Feliz del que huye, decían los antiguos, del mundanal ruido. En silencio, pues, y con la cabeza bien alta.

12 comments:

david de jorge e. said...

siempre es canela en rama leerle!

Lena said...

mmmm!

priorato!

Buena vida, Manu!

Y buen año también, este, el que estrenamos!

Estoy de regreso,

reabro Mil Orillas.

Un abrazo grande!

manuel allue said...

Gracias a los dos, David y Lena. Pues sí, canelita en rama, su pizca de albahaca y el verde-verde limón saber que me leeis. ¡Va por Ustedes!

edu comelles said...

Y la Queen Mother a base de Beefeater...

manuel allue said...

Con tónica. Y a veces a solas.

delantal said...

Decía mi padre (creo que citando a Jardiel Poncela, pero no estoy segura) "con esa felicidad que sólo se consigue en algunas siestas"
Un siesta tras unos garbanzos y un par de vinos es una medicina para cambatir los rigores del invierno, de todos los inviernos.
Tengo que probar vuestro priorato que en una semana es la segunda vez que me lo dicen.

manuel allue said...

Supongo que me hablas de los inviernos del alma, Delantal, que suelen ser más rigurosos (si es que existe el alma porque el invierno está claro que sí). De todas formas, para buena siesta la del verano y la del calor. Si no hay sol ni modorra, pocas cosas valen la pena.

delantal said...

De acuerdo.
Y mientras no haya sol, bueno es el vino¡¡¡

manuel allue said...

Bueno es, claro que sí. Te invito cuando quieras a un priorato o a una capçanes, que también hay cosas serias.

delantal said...

Estamos de acuerdo. Esperemos la oportunidad.

DESPERTAFERRO said...

Manolo: Tú si que sabes. Cocidito, vinito y siesta. La siesta ayuda a dormír mejor por la noche y le desintoxíca a uno de las tonterías que tiene que oír por la mañana.
Cada día me carga más la gente. Una cosa es la gente y otra las personas, vaya por delante.
El vino del Priorat merece un cocído y algunas cosas más.
Cuídate mucho, Manolo

manuel allue said...

Muchas gracias, amigo Despertaferro. En eso ando, en cuidarme y, como siempre, lleno de dudas con respecto a todo y a todos.

Un abrazo grande.