Sunday, January 31, 2010

SUB NOCTE PER UMBRAS



Estaba a punto de anochecer. Poco después de la seis he descartado una bodega, una tienda de delikatessen, una panadería de barrio, un bar de tapas navarro, otro asturiano, acuciado, más que atrapado, por un ataque repentino de hambre. Casi no había comido y he pasado una tarde entretenida pero agotadora, un tanto metafísica por no llamarla espiritual a secas. Y bastante atropellada.

El hambre ha vuelto ante un bar anodino, con una de las persianas medio bajada, a media asta, casi vacío y con una pantalla de televisión enorme, un partido de fútbol desabrido, cuatro clientes, o quizás cinco, solitarios frente a su cerveza y su pantalla de televisión y a lo mejor frente a sí mismos, y dos camareras orientales que me han ofrecido, mudas, una carta sobada con una lista interminable de bocadillos, hamburguesas con queso, con cebolla, con pepinillos, lomo con bacon, con cebolla, con pepinillos, salchichas de Frankfurt, cervelas, longaniza, atún, caballa, jamón y más queso, cebolla y pepinillos.

He optado por un sándwich vegetal que han elaborado minuciosamente, a la vista, con un primor al que no estoy acostumbrado. Me había olvidado. El vegetal, claro está, no era tal, surcado como estaba de aceitunas verdes, migas de atún, dos anchoas y unas láminas de huevo duro. Salpicado.

No estaba malo el bocadillo solitario en un barrio ignoto (un barrio demasiado lejos del mío) y con acompañantes mudos e inmóviles ante un partido de fútbol aburrido, lánguido.

Resulta, después de todo esto, que me he acordado de mi diario, este mismo, que la mayoría de las veces me da miedo visitar. Y voy y lo hago, y cuento que mi bocadillo tenía demasiado poco entusiasmo, demasiada tristeza, demasiada luz de bajo consumo.

Me ha costado dos euros con cincuenta y la caña un poco menos. La melancolía era gratis.

16 comments:

starbase said...

Chacho, con un vegetal quien no tiene un ataque de melancolía.

La siguiente te gastas cuatro y te pides un bocata de ibérico. Verás que cambio, Manuel!

:-P

manuel allue said...

Te haré caso, Starbase. Y a lo mejor el ibérico también me da para escribir. Seguro.

aparis said...

Los sábados por la tarde pueden ser peores que los domingos por la tarde y los “bares” cada vez aglutinan la soledad de manera más extraña, o será que no se la han sacado nunca de encima, desde la bombilla de 40, al fluorescente y a las de bajo consumo, en un mareo alucinante que se mezcla con las gambas y las paellas pintadas en el cristal de la entrada

manuel allue said...

Mi bar no vendía paellas pero regalaba, ya digo, la soledad a capazos. La soledad compartida, que es la verdadera.

DESPERTAFERRO said...

Manolo: Para eso me quedo en casa y me hago un par de huevos fritos con patatas. Hay que alejarse de esos paisajes de la geografía urbana-humana; ya sé que por evitarlos no dejan de exístír, pero mejor será que queden lejos de uno mísmo, de la soledad íntima personal e intranferíble que lleva consígo cada ser humano.
Practíca el huevofritísmo íntimo y casero, es muy saludable, sino para el colesterol, sí para los adentros inescrutables de la mollera.

manuel allue said...

También voy a hacerte caso, Despertaferro. Las excursiones urbanas a veces dan para escribir. Pero como no soy ni Borges ni Juan Marsé, voy y me pierdo.

Te haré caso.

cuatro especias said...

Sigue siendo un placer leerte y me siguen maravillando tus fotografías.
no dejes de hacerlo nunca.
Hay pocas cosas en la vida realmente buenas y tus comentarios son una de ellas.
Un abrazo

manuel allue said...

Muchísimas gracias, Cuatro Especias. Es un placer escribir para gente como vosotros. Y que me sigáis leyendo.

Mat Gomà said...

Con melancolía o sin ella, qué bien se te da describir un instante y entrar sin atropello en las soledades de unos cuantos...

manuel allue said...

Gracias, Mat Gomà. Me ha gustado mucho lo de "entrar sin atropello". Seguramente sí.

Esther said...

Hola,
Soy Esther Añón de la agencia de comunicación de Knorr en España.
Como hemos visto en tu blog que tratas temas de cocina, hemos pensado que podría interesarte asistir a la sesión de showcooking que estamos organizando a cargo de Jordi Cruz con un nuevo producto.
Jordi Cruz es el chef español más joven en ganar una estrella Michelin. En su cocina busca unir las recetas más tradicionales con las técnicas más vanguardistas. Por este motivo, Jordi es el perfecto embajador del cacito de caldo Knorr, un producto revolucionario llamado a sustituir a la tradicional y centenaria pastilla de caldo que todos conocemos.
Queremos invitarte a la sesión especial para bloggers de tendencias gastronómicas y cocina que Jordi Cruz ofrecerá la próxima semana.
Nos encantaría contar con tu asistencia e intercambiar opiniones y experiencias. Jordi Cruz estará disponible tanto durante como al acabar el showcooking para entrevistas, en caso que pueda interesarte.
Para ir abriendo boca te invitamos a ver el spot que el chef Jordi Cruz protagoniza con Knorr:
http://www.youtube.com/watch?v=HqF0a_3a7IY

SHOWCOOKING JORDI CRUZ
DÍA: 10 febrero 2010
HORA: 19h
LUGAR: Culinary Arterlier, Unilever (CC L’Illa Diagonal. Avda Diagonal, 569 3ªplanta)
ASISTENTES: Jordi Cruz, chef español más joven en conseguir una estrella Michelin

delantal said...

Manuel, escribes una novela con cuatro elementos, y no es anodina, como el bar. Cada vez lo haces mejor este diario tuyo, desde tu cocina o desde la cocina de cualquier lugar, perdido e ignorado.

manuel allue said...

Muchas gracias, Esther.

Y muchísimas gracias, Delantal. Me encantan tus piropos (y me lo creo casi todo).

facay said...

me gusta mucho como escribes y lo que cuentas, sigue asi.

manuel allue said...

Muchas gracias, Facay.

delantal said...

jajajaja, qué bien te queda ese "casi", jajajaj