Friday, September 01, 2006



LA TORTILLA SOLITARIA DE HACE UN RATO

Estaba estupenda. Patatas cortadas a lo largo, cebolla de Figueres, tan dulce (también sirve para freír, también), un poco de sal y casi al final de la fritura un poquito de tomillo, la “farigola” cercana, cogida aquí al lado por unas manos benéficas (gracias, María Teresa, aunque nunca vas a leer esto) la mañana de Viernes Santo, tal como manda o, por lo menos, sugiere, la costumbre para hierba tan espiritual y tan benefactora para las almas solitarias.

Luego han venido dos huevos más o menos batidos y una espera digamos que cauta. Esperando la tibieza de la tortilla, lo que iba a ser un título más que apropiado para una función teatral de costumbres (bastante ridículas), si es que acaso quedan. Funciones y costumbres.

¿Por qué no se podrá decir “tibiedad”?. Más feo que tibieza pero parece que más contundente.

3 comments:

Karen said...

Hummm! Batatas já cozidas ou cruas?

Manuel Allue said...

Las patatas y la cebolla, crudas, cortadas finamente y saladas un poco, se fríen en abundante aceite hasta que se ablandan pero quedando crujientes por fuera. Luego se hace la tortilla.

M.

Karen said...

Obrigada! Parece ótimo!