Monday, January 22, 2007

PERRUNILLAS



Siempre que salía a cuento, o cuando ni eso, alguien, en casa, recordaba la hermosa receta de las perrunillas extremeñas que la madre de una de las tatas le había enviado desde Don Benito. La receta, probablemente apócrifa, recreada mil veces, modificada a placer pero seguramente escrita en papel rayado y con una caligrafía torpe y enternecedora decía, más o menos, así: “RECETA DE LAS PERRUNILLAS DE LA VILLA DE DON BENITO. Huevos, según la puesta. Azúcar, al paladar. Harina, la que admita. Anís, si se tiene. Canela, si hay costumbre. Manteca, una miajita. Se amasan bien y se forman. Tu madre que mucho te quiere, Bernarda.”

2 comments:

nene said...

Admiro tu memoria fotográfica de libretas escritas y de vocabulario de tatas, y a la vez admito de nuevo mi ignorancia: acabo de saber de la existencia de las perrunillas. Me gusta mucho la receta de Don Benito, en especial por su creatividad en lo referente a las medidas/cantidades. Pero debo preguntar: ¿la masa se fríe?

Manuel Allue said...

Se hornean a temperatura más bien bravía, que queden "una miajita requemás". La verdad es que son pequeñas ("como una cajita de mixtos", de "cerillos") y se hacen en seguida.

Cosas de Extremadura.