Friday, November 09, 2007

LOVE & HATE



En esta especie de paraíso protegido en el que nos hemos convertido echo de menos (“echar” va sin hache) la transgresión, no el enfado ni la pataleta, que eso no sirve para nada, sino esa especie de malhumor creativo, de mala leche cáustica pero educada, cuidadosa y maldiciente. Leemos demasiados periódicos presuntamente democráticos, seguimos creyendo que la Cultura debe de escribirse con mayúsculas y los errores solemos pagarlos con insomnio. Con más insomnio.

Mientras andábamos entretenidos con don Teodoro Bardají Mas y con el duque del Infantado, mientras nos seguíamos cuestionando las relaciones Iglesia-Estado, cuando visitábamos, como si fuera una capilla votiva, el Concordato de 1953 o el menú que le ofrecieron al conde Ciano en 1939 o el tenebroso origen de la pularda au demi-deuil, alguien de nuestra familia, más joven y con menos prejuicios, se dedicaba a odiar la sobrasada, en un sentido lato, y a programar eventos varios en honor, loor y ardor a tamaño monumento gastronómico con intenciones transgresoras y sin los muchos miramientos que le hemos ofrecido otras veces a los monolitos culturales que nos hacen seguir siendo tan pesados como de costumbre.

En resumen: mientras seguimos tratando de saber la genealogía exacta del ducado del Infantado y los usos y la mesura de su jefe de cocina otros crean y deconstruyen la realidad con sobrasada. Y como son parientes nuestros, los conocemos desde pequeños y nos divierten, pues qué quieren que les diga, me gustan más que el pan con manteca.

12 comments:

berrendita said...

Pues el caso es que.... a mí tampoco me gusta la sobrasada. Pero si hay que hacer un exceso por un amigo, se hace. ;)
p.d. prometo llevarle unas flores en tu nombre a las Espaditas. Te quiero.

starbase said...

Ahh, pero en el proyecto no he encontrado explícitamente (a parte del título, que ya es apartar) declaraciones contra la sobrasada.

Aún puede salvar su alma. Aún puede.

Interesante proyecto, habrá que ver como evoluciona porque el nacimiento es sorprendente.

Me dice Ferrán al oido que igual esos retratos se pueden hacer en pequeño y vender en un buen packaging. Que le llames, que el sabe de eso. :-P

manuel allue said...

Seguro que le llevas las flores. En nombre de los dos. Yo también te quiero.

Y llamaré a Ferran, Starbase, que seguramente puede poner las cosas en su sitio.

DESPERTAFERRO said...

Manolo: Estoy convencido de que la sobrasada es un monumento gastronómico. No tengo ninguna duda. Habrá que empezar por investigar sus orígenes, su evolución y sus vecisitudes a lo largo de la história.
No en vano, el llamemosle cocinero Sergi Arola (que dice que su pescado preferido es la sardina) utiliza la sobrasada para cocinar eso: la sardina.
No me quiero imaginar el resultado. No emitiré ningún otro juício de valor, que hoy ya me he pasado un poco (3 pueblos).
Me gusta la sobrasada tánto o más que la mortadela (no la de olivas).Si es posible prefiero la sobrasada de "porc negre" y si no la tenemos a mano que sea otra, pero de las que no se pegan al paladar. En cuanto a la mortadela, por favor que sea auténtica italiana, la negroni por ejemplo y sin pistachos a ser posible.
Me están entrendo ganas de comer sobrasada. esta tarde sin falta acudiré a la tienda de los Extremeños de Calella dónde las simpáticas y cariñosas dependientas me preparen unos cuantos trozos, pocos, tampoco hay que abusar, que luego pasa lo que pasa.

edu comelles said...

perfecto!!! jajaja lo voy ha usar!
la sobrassada en si no molesta, el problema nace cuando la mezclas con tomeu penya, el calor inaguantable de un agosto en Pollença y los goterones de sudor....entonces la mezcla es explosivamente pinrélica...

manuel allue said...

No hay muchos monumentos reales a la sobrasada ni a la mortadela en nuestra tierra. Hay un regusto antiguo, para los de nuestra generación, a merienda adocenada y falsa: esa sobrasada que se te pegaba al paladar y esa mortadela rosa con aceitunas verdes y una extraña dermatitis blanca de grasa. A veces me da por recordar y meriendo un bocadillo 1959-1960 de esa mortadela.

En los calabozos de la comisaría de mi pueblo, en los que nunca estuve, daban a los presos, indefectiblemente, un bocadillo de sobrasada. De esa sobrasada. Me contaban que el techo del calabozo estaba tachonado de manchas rojas que pugnaban entre sí. En una esquina, la más oscura, quedaban los restos grasientos y levemente coloreados de una hoz y un martillo, temblorosos.

Edu: usa lo que quieras.

PUNTIYO said...

Me gusta la sobrasada. pero reivindico el modesto farinato.

manuel allue said...

No es que tengas que reivindicarlo es que tienes que elevarlo a la categoría de los grandes embutidos. Ya lo hemos comentado otrsa veces: el farinato de Salamanca y la patatera extremeña son dos monumentos. Se necesitan huevos para comerlos pero no les hacen falta para defenderlos (¡menuda bromita más sosa!).

DESPERTAFERRO said...

Puntiyo: Prové el farinato en la mili (Madrid) con huevos fritos. No sé si eran las hambres crónicas (creo que no) pero lo encontré sublime.
Hace poco un amigo que ha estado en Salamanca y no había hecho la mili ni en Madrid ni en ninguna parte, me habló de un descubrimiento chacinero-gastronómico llamado farinato.
Estoy dispuesto a convocar una huelga general si en breve no se instala una parada de Productos salmantinos en el mercado de la Boquería de Barcelona. Va en serio.
Y si el sr. alcalde ( de Salamanca) no quiere, le pondremos un enema de farinato mezclado con pan rayado. He dicho.

manuel allue said...

Narcís, pregúnteles a tus tenderos extremeños de Calella si tienen patatera, si se la mandan o si la pueden conseguir. No aguanta mucho y hay que comerla casi fresca. En mi ranking (algo atontado) de embutidos españoles está en segundo lugar. El primero, el rey, el "bull" de Girona. Pero es otra cosa.

DESPERTAFERRO said...

Manolo: La tienda de los Extremaños (con mayúcula) está muy bien surtida.
Preguntaré, mañana lunes y serás informado en cuestión de nanosegundos. También (eso más adelante) te daré mi opinión sobre este manjar de la chacinería patria.
Bon Profit!!
PD: Comentario al comentario de PUntiyo:
Creo que es mejor que de los componentes del presunto enema al alcalde de Salamanca, hay que eliminar un componente : el farinato.
Mejor utilidad sería que nos encontráramos a medio camino entre Salamanca y Tarragona, esto es por Granollers y después de buscar unas setas (poco rato) dispusiéramos un mantel con farinato, choricillo de Ledrada Bull de Girona y unas cuantas cosillas más y dieramos un repasillo al panorama chacinero gastronómico español.
Claro está, digo yo, que a cada uno le tira lo suyo y es por esto que propongo que no se emitan juicios de valor que puedan herir sensibilidades.
Los comentarios deberían ser,: ¡Qué rico!, ¡Está muy bueno!, dame más pan!, ¿pásame el vino, collons!, ¡Esto está riquísimo!. Y después cada oveja con su pareja y cada uno a su casa. ¿ Qué os parece?

manuel allue said...

Hermanamiento embutido o embutido hermanado o algo así. A la reconciliación por la chacinería.