Saturday, January 05, 2008

SOPA DE FARIGOLA



¿Cómo me va a interesar el mañana si no soy capaz de entender lo que me pasa hoy?

Si me sigo paseando por el pasado, por ese “paisaje” del que hablaba Louise Bourgeois (un “paisaje ya explorado y superado”) y que nos recuerda hoy Félix Romeo, es para intentar entender cómo he venido a parar aquí.

Dicho esto, me voy a preparar una sopa de farigola (de tomillo catalán) para probar de combatir el resfriado (no me queda ni zumo ni leche ni soy capaz de moverme más allá del kiosco de al lado, para saber qué pasó ayer).

19 comments:

berrendita said...

Pues habrá que pedirle a los Reyes -en especial a Gaspar, que es tu santo protector- mucha salud, aunque yo ya lo he hecho para todos los obreros de nuestra fábrica, incluídos los que abandonaron la nave.

Si tienes limón, prueba a hervir zumo de limón con agua y miel. Y, si tienes, un poquito de romero, o esa farigola catalana de la que hablas. El mejunje sabe a rayos, pero suaviza la garganta y abre las vías respiratorias.

Y cama, un poquito. Y si es acompañado, pues mejor. ;)

Mil besos.

manuel allue said...

Gracias, Reina (Maga). Me estoy bebiendo el enésimo cocktail de todas las hierbas pertinentes y de alguna impertinente y la cosa va mejor. A las ocho retransmiten en directo en la 2 "La Cenerentola" desde el Liceo y creo que esta tarde canta Juan Diego Flórez. Eso me va a cabar de curar.

berrendita said...

Pues habrá que conectar con el Liceo, entonces. Aunque tengo una versión de la Bartoli con Gino Quilico que, sinceramente, para mí es insuperable. Pero me curaré contigo, cariño. Y te mandaré un beso en forma de pavesa.

Besazos.

manuel allue said...

Muy bonita la versión de la Bartoli, sí señor (te amamos, Cecilia).

Ya estoy curado.

DESPERTAFERRO said...

Manolo: una vez más me estoy de acuerdo con berrendita y me uno a su propuesta o recomendación: cama con compañía (y si hay premio mejor).
El tomillo o farigola es un potente bactericída y viricída, ya sea tomado en infusión, en sopa o engullído directamente de la mata (cosa que no recomiendo).
Si alguien dijo que somos lo que comemos, no es nada disparatado decir (creo yo) que somos lo que hempos vivído. El pasado lo llevado con nosotros, está ahí, nos condiciona lo que le dejamos condicionar y a paesar de todo, nos viene, se nos presenta y queramos o no, lo evocamos constantemente mal que nos pese.
Eso es lo que yo creo. Bona nit
No olvideis poner los zapatos en el balcón. Algo caerá (o no).
Abrazos miles a los dos.

manuel allue said...

En pleno idilio con mi bactericida preferido (y entre el primer y el segundo acto de La Cenerentola) no me voy a olvidar de poner los zapatos. Pondré tres, por si acaso.

starbase said...

Feliz dia de Reyes.

Para hacerlo especial, marchamos con el roscón bajo el brazo a darle una sorpresa a mi hermana: desayuno profesional de roscón + taza chocolate espeso.

¿Quien fue el idiota que dijo que se acabó la navidad? La Navidad se acabará cuando nos de la gana.

Por otro lado, ya podrías poner como haces la sopa de farigola. Google está a un tiro de tecla pero me molaría más tener tu receta.

Un saludazo.

Sebastián Damunt said...

Amigo Manuel:

Siempre encuentras los vínculos que disparan los recuerdos. La farigola me recuerda la infancia. Con diez, doce años, en un pueblecito del Priorato; verano. Sopas de farigola que sentaban bien y limpiaban la barriga. Incluso se introducía el agua de farigola, con la misma finalidad, por otros conductos. También se usaban las ventosas para diferentes dolencias.
Además de las sopas de farigola, recuerdo las sopas de caldo con patas de gallina, tripas de pollo -largas como espaguetis- pedrés…

Un saludo emocionado,
Sebastián Damunt

manuel allue said...

Starbase, pondremos la receta de la sopa de farigola y la de los huevos de partera tal como los hacía una anciana y memorable amiga mía, carnicera de oficio, esposa de pastor y partera por múltiples veces.

Sebastián, la farigola del Priorato es casi tan buena como su vino, o eso parece ser que dan esos bancales resecos y espléndidos. La de gallina y tripas ya son palabras mayores.

Karen said...

Melhoras Manuel! E que o ano o resto do ano seja muito melhor do que o seu começo! ;-)

manuel allue said...

Muchas gracias, Karen. Eso espero, si no del año por lo menos de mí mismo.

Margot said...

Me ha gustado mucho tu frase.
Que cierta es...
Yo algunas veces me hago sopa de pan con farigola.
Desde pequeña en mi casa se utilizaba la farigola para todo.Un abrazo para entrar en calor y sudes...
Margot

manuel allue said...

Muchas gracias, Margot, por tu comentario.

Estoy abrumado por tus blogs y me han encantado tus diseños de platos. Preciosos.

¿Alguna propuesta para una sopa de farigola con un nuevo aspecto?

PUNTIYO said...

La farigola me la enseñó en una magistral canción el Serrat.

manuel allue said...

Serrat es de mucho enseñar. Fíjate, y te lo digo en serio, que muchos de mis vecinos se enteraron de que eran "mediterráneos" gracias a él. Exagero un poco pero no tanto.

delantal said...

suena bien el catalán con las eles desenrrolando la lengua, farigola/tomillo.
Espero que te mejores y que sigas explicando aquí ese paisaje por el que transitamos y, muchas veces no entendemos, que es la vida.

manuel allue said...

Pues sí, farigola suena bien, vegetal y festivo, como tomillo.

Pues seguiremos (de hecho aquí estoy) no sé si explicando nada o intentando entenderlo, que no es poco.

PUNTIYO said...

Gracias al Serrat y también a la reordenación urbana.
No me dejó indiferente la pérdida de la vieja Barceloneta, Manuel.
Allí, hace bastantes años, un provinciano de Castilla se enteró que el cava con paella formaban una gran pareja.

manuel allue said...

Pues buen sitio y mejor conclusión. Decir que la Barceloneta ya no es lo que era sería caer en el tópico usual. Pero, con todos los tópicos del mundo, sigo echando de menos una Barceloneta sucia y canalla que, entre otras cosas, también me encanalló.