Thursday, April 03, 2008

CURRYWURST



Creo que es la primera vez que pongo la foto de un plato tal cual, y, desde luego, subida de Internet. No hace falta que les cuente la historia ni la realidad ni la mitología ni siquiera la esencia ni tan sólo la existencia de la salchicha alemana, de sus variedades Brühwurst (cocida) y Bratwurst (a la plancha), de las patatas fritas a lo mejor a mogollón ni del ketchup sangrante ni del curry sálvese quien pueda.

La cosa viene a que me he vuelto a acordar de Marlene Dietrich, de que su pasado berlinés fue más bien opaco después de 1939, ¡opaco!, ¡tremendo!, de que los alemanes suelen ser de mal recordar, aunque a mí eso me da bastante igual, de que a la musa supermusa parece ser que le gustaba la currywurst y de que, en fin, me acabo de encontrar con un disco (un vinilo, como dicen por ahí) que me trajeron de Berlín en 1973, que se titulaba Die neue Marlene y cuya novedad consistía, precisamente, en poner las cosas en su sitio.

Hay una cierta nostalgia, bastante enfermiza, en todo esto. Y hay, vuelvo a insistir, ganas de escribir. Aunque sólo sea esto.

11 comments:

Gardagami said...
This comment has been removed by a blog administrator.
PUNTIYO said...

Mira, me has aclarado el significado de esas palabrejas alemanas que acompañan a las salchichas.
MUCHAS GRACIAS, MANUEL.

Mar Calpena said...

Manuel, tenemos "tele-pa-tu-tía". Adivina sobre qué escribí anteayer...

Shakadal said...
This comment has been removed by a blog administrator.
manuel allue said...

Gracias, Puntiyo, gracias, Mar. Va de salchichas y, en mi caso, aún no sé por qué.

starbase said...

El fantástico post de Mar con la história y história al respecto de la currywurst y tu fantástico post sobre nostálgias y sensaciones de lo mismo son...

son...

un menú de puta madre, para no decir fantástico.

¿Alguien ha visto la película 'Magnolia'?
Pues eso.

edu comelles said...

en cierta ocasión veraniega tube la oportunidad de degustar éste gran manjar supremamente innecesario pero fundamental a la vez. La máxima expressión gastronomica de la sociedad alemana, el momento en el que turcos y germanos se encuentran y crean tal magno monumento al Fast food y a la gula del borracho que vuelve a casa después de una noche aciaga de sexo y alcohol

delantal said...

Coincidencias, ayer me hablaban del perfume de Marlene.
Respecto de las salchichas, prefiero la cerveza alemana.

manuel allue said...

Gracias por el piropo, Starbase. Hacemos lo que podemos.

Edu, si las noches alemanas son de sexo además de alcohol no serán tan aciagas, digo yo. En el recuerdo (ya sé que te gusta eso) una cena memorable no voy a decir con quienes en ¡un griego! en Köln una noche de la Art Cologne: musaka, retsina para beber (mucho) ¡y currywurst!. Nada de sexo.

Delantal, ¿cual era el perfume de Marlene? ¿Francés o americano? (era capaz de todo).

delantal said...

Manuel, Marlene nunca nos decepcionaría.Rompedora como era usaba un perfume de hombre, francés por más señas, Fracas de Robert Piguet

manuel allue said...

¡Bravo! por tu comentario, Delantal, y ¡bravísimo! por Marlene.