Wednesday, June 03, 2009

LA GARBANZADA IBÉRICA



Manuel Vázquez Montalbán escribió en el Prólogo al libro de Andrea Camilleri Un mes con Montalbano que “…la vanguardia de los lectores, (es) hoy mucho más determinante que la vanguardia de la crítica, por mal que les siente a algunos críticos empeñados en identificar al público con el mercado para desacreditarlo como juez”.

Tanto el prólogo como el libro son excepcionales, de la mano de dos espléndidos escritores empeñados, ambos, en escribir bien y en comer bien. Empeñar no es el verbo ni empeño, creo, su actitud. Más que empeñados, dedicados en cuerpo y alma pero como quien no quiere la cosa. A comer bien, a contarlo mejor y a decir verdades como puños o como puñados de garbanzos, que viene a ser lo mismo.

El sábado pasado Manuel Vicent nos despertó desde el cada vez más infumable Babelia, el suplemento “literario” de El País, con un artículo de los que hay que guardar, en el corazón, desde luego, y posiblemente cerca de la cabeza. En la garganta, por ejemplo. Lo dedicaba a Juan Benet y a Luís Martín Santos y de paso, o eso me pareció, a Camus, a Sartre, a Joyce y a don Pío Baroja. De ahí he sacado el título de esta entrada que flambea como un buen soufflé junto a los “portales con olor a berza”, “las tascas aceitosas” y “los escaparates galdosianos poblados de bragueros, suspensorios y piernas ortopédicas”. Y así nos mete, también como quien no quiere la cosa, de lleno en Madrid y en la posguerra y en las lizas o las lides o los pleitos, literarios, de los dos escritores. ¡Qué bien escribe Manuel Vicent cuando le da la gana! Y qué bien hacen los escritores la crítica literaria.

Por eso me gustan más, mucho más, lo que escriben los comensales y lo que piensan los cocineros que lo que hacen los críticos que continúan aburriendo con sus puntuaciones absurdas (“Café, 5”, “Aseos, 4”), sus valoraciones obsoletas y, lo que es peor, con unos libros que tienen todos la misma bibliografía final y que recogen recetas manidas y remanidas, refritas y sin derecho a cocina. Después del libro de Perucho y Luján díganme Ustedes tan siquiera un manual que no sea aburrido hasta la muerte (ya sé, ya sé, doña Inés Ortega, incluso don Manuel). Pero poco más.

Por eso leo novelas policíacas donde se habla de crímenes y de cocina, que a veces es prácticamente lo mismo.

N.: La ilustración corresponde a una garbanzada canaria y la he puesto en recuerdo de don Benito Pérez Galdós al que Valle Inclán llamaba, con toda la retranca del mundo, Don Benito El Garbancero.

7 comments:

delantal said...

Manolo, Manuel Vicent ha escrito una joya crítica, efectivamente, es de guardar y bien guardada, pero tú has construído aquí un edificio perfecto a partir de lo suyo, que incluye, literatura, crítica y gastronomía, perfectamente urdido, y tan bien escrito como siempre...
o más.
Ese final, me encanta que se metan con Galdós, es una espinita pardobaziana que tengo.

aparis said...

Sí señor, qué bien escrito está el artículo que citas de Manuel Vicent, qué bien la cita de Vázquez Montalbán, cuanta razón parece que tienes en poner uno con otro i cómo se me ha puesto la boca de saliva con ver los garbanzos de la fotografía, y sólo son las siete de la tarde.

Sigue abriendo puertas marcho, y gracias por todo.

manuel allue said...

Gracias a vosotros por vuestra fidelidad, por vuestra buena intención y, sobre todo, por el buen sentido. ¿Cuál es el mejor de los sentidos?: en este caso el gusto, lo cual, el bueno, es una virtud casi rococó.

cap i pota said...

Manolo: Al leer tu post, me ha venido a la mente una sección gastronómica de la Vanguardia que tejen o manosean tres individuos poco recomendable (conozco a uno de ellos desde hace años) la vacuidad de lo que escriben es palmária, vergonzante y vergonzosa. No tienen ni puta idea de lo que hacen y mucho menos de lo que es la gastronomía; los usos y las costumbres.
Me quedo con ese plato maravilloso de garbanzos de tu portada (ahora mismo voy a poner medio kilo en remojo).
Algún día comentaré una anécdota de MVM en un restaurante de Barcelona, un restaurante que no salía en ninguna guía. El relato de lo sucedido con la visita de nuestro admirado Manolo vale la pena.

cap i pota said...
This comment has been removed by the author.
starbase said...

Un artículo muy interesante, para un científico como yo no deja de ser una ventana fugaz a un mundo que se me asemeja casi a un universo paralelo.

manuel allue said...

Cap i pota, cuéntalo, por favor. Los restaurantes que no salen en ningún sitio me suelen gustar. Mucho.

Starbase, muy bien lo del universo paralelo.