Friday, December 17, 2010

¿REQUESÓN, MANTECA Y VINO?

El pastorcillo parece ser que llevaba al Portal (sic) “requesón, manteca y vino”. Sin especificar. Lo peor del villancico (Campana sobre campana) es la estrofa final, que siempre me ha fascinado y ahora veo que lo que en realidad hacía era aterrorizarme: “Campana sobre campana / y sobre campana tres / en una Cruz a esta hora / el Niño va a padecer”. ¡La hora tertia!.

Benditos sean los triptongos, las trilogías y hasta las trirremes. Y bendita la cronología, madre de bastantes disturbios.

12 comments:

delantal said...

La hora tertia...¿es tu especial hora terrible?.
En mi versión dice:
"Y sobre campanas 3, asómate a la ventana y verás al niño Manuel"
Estoy convencida de que se refiere a tí

Louis Finch said...

A ver: puestos a llevar cosas al portal de Belén, los catalanes que tienen fama de tacaños llevan "panses i figues i anous i olives, i una miqueta de mel i mató", o sea: pasas, higos, nueces, aceitunas, miel y requesón. Luego sigue una historia sobre si los higos están verdes, cosa improbable en diciembre y los cantantes se conforman con que maduren los higos hacia el domingo de Ramos (sic!)(Véase el costumario catalàn). En general productos no perecederos.
En las cuentas de tres, los tres Hombres Sabios, que es como se debe llamar a los Reyes desde una perspectiva republicana, llevan oro, símbolo de la fortuna, incienso, símbolo de la gloria y mirra símbolo de la salud (o de la farmacopea) con la confianza puesta en que el niño no va a comer nada más que la teta de su madre, al menos durante algún tiempo…

manuel allue said...

Muchas gracias, Delantal, por tu versión, mucho más civilizada que la mía, y por tu visión tras la ventana. El Niño Manuel, cualquiera de nosotros, vino a este valle de lágrimas a padecer, eso está claro, pero seguramente sin tanta maldición ternaria.

En fin, doctor Finch, que agradecemos su visión pediátrica de las cosas. Y de sentido común. Tres eran los Magos y tres sus presentes, como las hijas de Elena, las morillas de Jaén o las gracias que se le piden al Crucificado el Viernes Santo, las virtudes teologales e incluso las tres luces de los masones. A lo mejor por eso voy a comer hoy tres platos:la sopa, los garbanzos y sus carnes, que seguramente van a ser más de tres, por si acaso.

aparis said...

Y también eran tres los tristes tigres, los jueves del año i los tenores.

Felices fiestas.

manuel allue said...

Felices, querido Anton.

Louis Finch said...

Pues también eran tres los mosqueteros (Athos, Portos y Aramis), y los miembros del triumvirato (Cesar, Craso y Pompeyo)y las leches del "Tresleches" cake (http://en.wikipedia.org/wiki/Tres_leches_cake) , otra delicia culinaria. Pero mi amiga Maria Isabel hace la "escudella" con tres caldos: verduras, cerdo y gallina, por separado, que luego mezcla para hacer los garbanzos!!!

manuel allue said...

Y las tres carnes: cerdo, ternera y gallina, gloriosa terna que para sí quisiera la mesa del Congreso de los Diputados (por poner un ejemplo piadoso).

Jerez said...

Para todos los blogueros que estéis este viernes 21 de enero en Madrid y podáis pasar por Fitur, en el stand de Jerez a partir de las 11 de la mañana se entregaran los vinos para la cata en maridaje online con vinos de Jerez. Estáis todos invitados. Más info en http://unjerezparacomerselo.blogspot.com/

ELENA ZULUETA DE MADARIAGA said...

Hoy vengo a pedir algo, lo necesito.
Ir a mi blog y leerlo, darme todas las soluciones que estén en vuestras manos.
Miles de gracias por esta ayuda.
MI NOMBRE: ELENA ZULUETA DE MADARIAGA

MI BLOG: CUATROESPECIAS.BLOGSPOT.COM

Biscuter said...

Primera campana para el retorno de de este blog.

Nos hace mucha falta.

Biscuter

manuel allue said...

Muchas gracias, Biscuter.

¡Volveremos!.

Sebastián Damunt said...

Amigo Manuel:
Esta mañana he visto en mi lista de blogs la figura de un caballero en blanco y negro, y en seguida me he interesado; Julio Camba contra el Dr.no, y el blog era "desde mi cocina".
Y entonces se me ha iluminado la bombilla: ¡El blog de Manuel Allue!.
El cocinero fiel triunfa, pero yo recuerdo y espero seguir las historias, interesantes siempre, de "desde mi cocina".
Un saludo,
Sebastián Damunt