Friday, May 09, 2008

DICCIONARIO


Muy útil y bastante divertido el que publica Alberto J. Miyara, el Diccionario Argentino-Español para españoles. Para saber distinguir (o quizás encontrar) los ajís, los alcauciles, las arvejas, el bife, el chinchulín, los duraznos o el pan de miga. Por orden alfabético.

Como casi siempre lo hemos encontrado en nuestro proveedor habitual, Libro de Notas.

13 comments:

delantal said...

Me han fascinado siempre las pinturas holandesas de las mujeres leyendo,la mayoría de las veces mayores y casi siempre con la Biblia delante; en España, tan católica, la necesidad de que las mujeres leyeran no vino sino tras la amenaza luterana. Me encanta esa imagen que has elegido para ilustrar el diccionario. Me gusta, que siento un silencioso homenaje a las mujeres que han leído desde la cocina. O que yo me pongo nostálgica y me recuerda a mi madre, a mi abuela...en fin.
Ah¡ en Andalucía se dice también alcauciles pero es que la gente de Jaén dice que es una variedad de la alcachofa, mucho más exquisita. Ya te contaré, me van a dar brotes de alcauciles para que los cultive en mi terraza.

manuel allue said...

Preciosa palabra, alcaucil. Si yo pudiera plantar brotes de alcauciles, ¡qué quieres que te diga!, me quedarían ya pocas cosas por cumplir.

DESPERTAFERRO said...

Manolo y Delantal: Los alcauciles según mi bella y andaluza esposa, es el nombre que reciben en su Córdoba natal las alcachofas.
No creo que en la terraza prosperen, Delantal.
A tí Manolo, te digo que para plantar alcauciles mejor siembres albahaca para hacer pesto, esto si prospera en las jardineras de los balcones. Ya me contarás.

manuel allue said...

¡Tengo! menta y albahaca desde hace unos días en sendos tiestos de uno de mis balcones. Le pondría pesto hasta a la ensalada de frutas (es mi aliño preferido para la pasta, me parece perfecto y seguramente lo es).

Ja t'explicaré.

archie said...

Hay que ver que consuelo es la Donna L. porque yo estuve pensando esta Semana Santa (a raiz de romperme un brazo y recalar en el hospital con una pulmonia)que me imaginaba el alivio que debio sentir Jesucristo cuando por fin resucito y se diria a si mismo: por Dios! se acabaron las coronas de espinas, el ajetreo que si te subo, que si te pincho, que si te flajelo! anda ya! y lo peor de todo, la maldita esponja con vinagre!

DESPERTAFERRO said...

Manolo: ¿¿¿??????

manuel allue said...

Ya ves.

delantal said...

jajajja, exageao¡¡¡¡

delantal said...

Despertaferro, también en Sevilla le dicen alcauciles, pero en Jaén dicen que el alcaucil es una variedad...ya la enseñaré en el blog cuando me lo den...y no desonfíes del huerto que estoy montando
;)

berrendita said...

Se me adelantó delantal, haciéndole honor a su nombre. Efectivamente, en mi Cái también hay alcauciles y son distintos a las alcachofas. Los alcauciles son más chatos y sus hojas son un poco más bastas.
Los he visto mil veces expuestos en el mercado, los he cocinado y se diferencian perfetamente de la alcachofa. Son más romos y más gorditos. Intentaré que cualquiera de mis amigas gaditas me haga con una foto de lo uno y de lo otro y veréis cómo sí que se notan las diferencias.
El sabor, absolutamente idéntico, os digan lo que os digan.

Besitos.

starbase said...

A mi me gusta la palabra duraznos para los melocotones.

Duraaaaaaaznos.

DESPERTAFERRO said...

Señoras y señores: Por motivos totalmente ajenos a mi voluntad (trabajo) tengo desatendidas mis obligaciones blogístico-blogueras. Por este mootivo no he introducido nada nuevo en mís respectivos blogs, ni me he entrometido en pots de casa ajena.
El próximo finde, estoy en Sevilla por asuntos laborales. Espero que alguien me diga donde tengo que ir a comer que no sea para guiris.
Una cosa que nadie sabe: A Manolo Allué no le gustan las berengenas ni las alcachofas, por mucho que diga y se esfuerce en decir lo contrario.
Próximamente, iré a la ciudad de Tarragona para hacer pintadas y repartir octavillas denunciando este hecho.
La única forma de evitar esta situación tan embarazosa, es que invite a tomar alguna cosilla.

manuel allue said...

También he tenido abandonado todo este asunto (y el otro y el otro). Pero volvemos a la carga. Despertaferro, te la estás jugando. Si descubres que lo que me va son el gazpacho de Pedro Ximénez con una nube ("just a little cloud", como decía el otro) de aroma de Cohiba, el carpaccio de pejepalo con gominolas de verdad (de azúcar y colorante y gelificante) y el sushi de pizza o la pizza de sushi o el maki de hamburguesa o la hamburguesa de maki, te las cargas. Aquí, en el Principado, en Sevilla o donde haga falta.