Wednesday, February 29, 2012

JULIO CAMBA CONTRA EL DR. NO


Ayer día 28 se cumplieron cincuenta años de la muerte del escritor Julio Camba. Honrado articulista y perspicaz comentarista social que dejó en la prensa española, sobre todo de antes de la Guerra Civil, excelentes glosarios, como se llamaban entonces, y, además, un libro que ha traspasado las contiendas y del que, más que nada, se han extraído citas a veces hasta la saciedad.

Lo cierto es que La casa de Lúculo o el arte de comer comienza su capítulo sobre La cocina española afirmando que “está llena de ajo y de preocupaciones religiosas”. Brava cita. Pero siempre me ha sorprendido que don Julio dijera “preocupaciones” y no prejuicios o, al menos, convicciones. En 1929, fecha de publicación del libro, no era costumbre hablar de prejuicios (ni mucho menos de juicios) relacionados con la religión católica (de otras no había lugar), pero sí que el autor endilgó al lector la categoría de preocupado un poco porque sí.

A punto de proclamarse la Segunda República los garbanzos de don Benito Pérez Galdós, el olor a berzas de los patios de vecinos, las barbas de Valle Inclán empapadas en cerveza negra o el andar saltarín en pos de las mozas y de los langostinos de don Jose Pla i Casadevall eran todo lo opuesto a la vanguardia, olía (a berzas, a col, a rancio de fritos interminables) a siglo XIX y así lo hizo, o eso nos parece, hasta el Primer Plan de Desarrollo o, como poco, hasta el festival de Eurovisión de Massiel. La cocina de las fondas y de las casas españolas arrastraba, además del ajo y de la Bula de la Santa Cruzada, períodos eternos de hambre, de poca imaginación, de restos garbanceros de cien guerras carlistas, borbones exiliados, parlamentos panzudos y de mala digestión, con un toque cuartelero, ya no tan al fondo, de tortilla de un solo huevo y pescadilla que se muerde la cola.

Don Julio, desde luego, esquivó ese siglo tan largo (1808-1968) con ese afrancesamiento que tanto les gustó después a Néstor Luján, Álvaro Cunqueiro e incluso a José María Castroviejo. No había otro remedio. Porque faltaba mucho para que la cocina española se quitara la capa, la espada y hasta el ajo y se atreviera a subtitular “vanguardia” a algo tan poco español como la gastronomía.

Nos gusta seguir llamándola cocina pero, qué le vamos a hacer, la gastronomía ha ganado por fin la batalla y ha vuelto a los hoteles, ha aliviado las neveras caseras y ha dado un poco más de colorido a los mercados. Y lo celebro porque estábamos aburridos, nos reconcomía la nostalgia, profunda y necia enfermedad, y parece ser (ahora me lo parece) que dábamos un cuarto al pregonero para que la posguerra no se ahogara en un caldo (ya tibio) de recuerdos mal cosidos, deshilachados.

Pero mira por donde parece que vamos a seguir. Con vanguardia, con retaguardia, con don Julio, don Néstor y el senyor Pla. Porque hay que conmemorar, somos un algo inquietos, bastante piadosos y nos gusta refregarle un diente de ajo a ese pan casi fantástico para desayunar en público. Que en privado nos da por ayunar o por ponernos a freír churros. Depende.

11 comments:

EDUCADORA MAMT said...

En ayunas como estoy la lectura de tu descriptiva reflexión, como siempre, me ha recordado esos desayunos familiares de mi infancia en la que en casa se comía los domingos con tenedor: un buen plato de huevos fritos en aceite con muchos ajos y chorizos y ese aroma a cocina que perduraba toda la mañana...

manuel allue said...

¡Bien por los chorizos, Educadora! Y mejor por los aromas.

xallue said...

Bienvenido de nuevo... y nada menos que hablando de ajos!!! ...sin los que la cocina española se quedaría lamentablemente sólo con los perjuicios religiosos...
Celebremos, hermanos, la Cuaresma desayunado unas tostadas con ajo rallado en el pan y un chorrito de aceite de oliva

manuel allue said...

Pues a celebrarlo vamos, ¡claro que sí!.

Sebastián Damunt said...

Amigo Manuel:
Esta mañana he visto en mi lista de blogs la figura de un caballero en blanco y negro, y en seguida me he interesado; Julio Camba contra el Dr.no, y el blog era "desde mi cocina".
Y entonces se me ha iluminado la bombilla: ¡El blog de Manuel Allue!.
El cocinero fiel triunfa, pero yo recuerdo y espero seguir las historias, interesantes siempre, de "desde mi cocina".
Un saludo,
Sebastián Damunt
PD. Será por la falta de uso con tu blog, pero primero he colocado este comentario en la anterior entrada, la de diciembre de 2010. Acabo de rectificar.

manuel allue said...

Muchísimas gracias, Sebastián, por tus palabras y tu fidelidad. Espero seguir aquí.

Un fuerte abrazo.

delantal said...

Bienvenido otra vez, me ha dado una alegría enorme ver actualizado tu blog.
Es un placer, siempre leerte, los prejuicios religiosos y los ajos, por desgracia, se repiten.
Un abrazo

manuel allue said...

Muchas gracias, Delantal.

Pues a repetir vamos. Y si me pongo pesado, avisas.

Un abrazo.

delantal said...

Nada de pesado, más bien se te echa mucho de menos

manuel allue said...

Gracias, gracias. Seguiré.

Sathya said...

Nice post. It is really interesting. Thanks for sharing the post!
fridge online shopping | refrigerator online shopping
refrigerator price online | online fridge price
Washing Machine Sale | washing machine online offers
Mobile Phone Offers Online | Buy Mobile Online
Sathya Online Shopping